La renta residencial es un modelo de negocios inmobiliario que busca generar ingresos mediante el arriendo de las propiedades. Dicha acción puede ser ejecutada por inversionistas individuales, fondos de inversión o inmobiliarias.
La rentabilidad por concepto de arriendo es mayor a la de los ingresos percibidos por la venta de las mismas propiedades, lo que lo convierte en un negocio atractivo para quienes buscan percibir rentas contantes a largo plazo.

Este modelo de negocios se ha popularizado en el mercado nacional, donde han ingresado importantes grupos económicos y empresas multinacionales al negocio, compitiendo contra las decenas de empresas gestoras de inversiones e inversionistas hormiga que hoy, debido a la oportunidad crediticia, ven en el mercado inmobiliario de la renta residencial una oportunidad segura y confiable de inversión.

¿Todas las propiedades son de Renta Residencial?

No, la oferta inmobiliaria existen en el mercado es amplia y satisface distintos tipos de necesidades. Para que una propiedad pueda ser considerada de Renta Residencial requiere principalmente de un bajo costo financiero, esto con el objetivo de que el precio de mercado para el arriendo pueda superar el costo del dividendo. Este costo financiero, es decir, el costo del crédito hipotecario hoy se ve amortizado por la histórica baja de los créditos hipotecarios, y por la amplia oferta de proyectos cuyos dividendos estimados son inferiores a los precios de arriendo.

También es importantes destacar que existen características especiales en las propiedades para considerarlas de renta residencial, siendo los departamentos los más demandados, en sus formatos de 1 dormitorio 1 un baño, y las de 2 dormitorios 2 baños tipo paloma, que permite su arriendo de habitación por separado.

Puedes leer más sobre las características que debe tener una propiedad para inversión en la siguiente nota de Bío-Bío Chile:

https://www.biobiochile.cl/noticias/economia/tu-bolsillo/2019/08/26/cinco-aspectos-a-considerar-al-momento-de-comprar-un-departamento-como-inversion.shtml